¿Quién está tras enfocandoelmundo.com?

Hola mundo!

Carmela es como me suelen llamar cariñosamente quien me conoce, aunque me bautizaron como María del Carmen, gracias a esa noble tradición que existía de ponerle a todos y a todas un María o un José antes o después de su nombre de guerra.

Nací en una familia andaluza a orillas del Mediterráneo, concretamente en la ciudad de Almería. Crecí escuchando boleros y baladas por culpa de mi madre, una venezolana hija de gallegos que allá por los setenta regresó a España de la mano de mi abuela. Sin embargo, eso de los boleros y las baladas no iba mucho con mi temprana personalidad y ese maravilloso invento llamado radio me hizo descubrir la verdadera música: el rock and roll. Género musical que adoro en todas sus vertientes y estilos.

A eso de los dieciséis años decidí que estaba “cansada de estudiar“, así que ni corta ni perezosa dejé el instituto. Craso error. Mi aventura laboral como camarera duró apenas un año antes de decidir volver a las aulas. Desde entonces no he salido de ellas.

Mi madre, a la cual adoro, me enseñó a amar el arte. Recuerdo de pequeña observarla durante largas horas mientras pintaba unas acuarelas que se han quedado grabadas en mi retina. Sí, mi madre es una artista de brocha fina, así que puedo decir que, al menos en parte, el arte fluye por mis venas. Hecho por el cual decidí estudiar Fotografía y, posteriormente, Gráfica Publicitaria en la Escuela de Arte de Almería. Gracias a mis estudios pude disfrutar en 2007 de una beca Leonardo Da Vinci para hacer las prácticas de fotografía en Italia como asistente de fotografía de Alessandro Da Tos. También he trabajado para algún que otro periódico, hecho por el cual decidí seguir estudiando y en 2010 comencé la carrera de Periodismo, la cual estoy a sólo seis créditos de finalizar (si la UMA me lo permite).

Durante el año 2012/2013 viví entre Londres y Southampton gracias a una beca Erasmus, la cual me ha dado la oportunidad ya no sólo de crecer como persona, aprender a manejarme mejor en inglés y vivir experiencias inolvidables, también la Erasmus ha tenido la culpa de que cree este espacio de viajes, ya que durante el año que viví en Inglaterra no paré quieta. Más de once países visitados en apenas once meses han hecho que sufra un grave caso de wanderlust.

¿Y cómo se cura el wanderlust? Con la única medicina posible para el que lo padece: VIAJAR.

¡Vayámonos a explorar!

Que no paren el mundo que yo no me bajo

En la Calzada de Los Gigantes, Irlanda del Norte

En la Calzada de Los Gigantes, Irlanda del Norte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s