VIVIR EN ITALIA: Bolonia, gastronomía, cultura y monumentos

La Rossa, La Dotta e La Grassa (la roja, la sabia y la oronda). Con este sobrenombre se conoce a la ciudad de Bolonia, capital de la Emilia-Romaña. Se dice que es roja por el tono cobrizo de sus edificios, así como por su vínculo histórico con la izquierda política. Lo de sabia le viene como anillo al dedo ya que la Universidad de Bolonia es la más antigua de Europa; y su gastronomía, exquisita y referente en toda Italia, le ha valido el sobrenombre de la oronda.

Piazza Maggiore y un festival del Chocolate por la cara :D

Piazza Maggiore y un festival del Chocolate por la cara 😀

Esta ciudad, al norte del país, entre el río Reno y el río Sávena, cerca de los Apeninos, tiene el segundo casco histórico medieval más grande de Europa y uno de los mejores conservados después de el de Venecia. Sólo hay que perderse entre los más de 40km de calles porticadas que recorren la ciudad para comprobarlo. Museos, palacios medievales y el sonido constante de las miles de bicicletas (principal medio de transporte de Bolonia), te recordarán a cada instante que te encuentras en una de le cittè más jóvenes de Italia, en la que uno de cada cuatro habitantes es estudiante.

Y es que “como en Bolonia, en ningún sitio”. Dirían y dirán los que se acerquen a alguna de las muchas trattorias, restaurantes y osterias que se reparten por sus estrechas callejuelas. A media tarde es la hora del aperitivo. Una noble costumbre que tienen los italianos, especialistas en dieta mediterránea. Pero si quieres comer algo más contundente, espera hasta la hora de la cena y degusta cualquiera de las especialidades que ofrece Bolonia: tagliatella al ragú o tortellini in brodo (tortellini en sopa). Yo, para variar, cené una auténtica lasagna al ragú, acompañada de una buena botella de vino Sangiovese. Una delicia al paladar. Y a los bolsillos, ya que cenar de lujo por Bolonia es bastante económico. Una cena para dos, con una botella de vino, alrededor de 25€.

Panorámica de Bolonia desde la Colina de la Guardia

Panorámica de Bolonia desde la Colina de la Guardia

Pero no todo va a ser comer, aunque nos pirre. La historia también es otra de las razones por las que visito determinados lugares. Una de las cosas que más me interesó de Bolonia es su papel clave en el movimiento obrero italiano. La ciudad roja ha sido centro de congresos y luchas proletarias durante gran parte del S. XX. Ciudad núcleo del socialismo y del comunismo italiano desde 1945-46 hasta 1999, gobernada legislatura tras legislatura por el Partido Comunista Italiano (PCI). La dotta tiene la universidad más antigua del mundo occidental, fundada en 1088. De sus aulas han salido personajes tan ilustres como Dante Alighieri, Thomas Becket o Nicolás Copérnico. Realmente impresiona pasear por los museos universitarios, alojados en bellos palacios renacentistas, y sumergirte de lleno en un viaje a través del tiempo y la cultura.

Monumentos destacados

Uno de los puntos más visitados y simbólicos de la ciudad son Las dos torres, erigidas entre los siglos XI y XII. La más alta, La torre de los Asinelli con 97,60 metros de altura ofrece desde su cima una mirada única de la ciudad. A su lado, algo más pequeña e inclinada está la Garisenda con 48,16 metros. Estas dos torres, céntricas, están muy cerca de la Piazza Maggiore, punto neurálgico de Bolonia, justo al lado de Piazza del Nettuno donde está la famosa y erótica Fontana del Nettuno, flanqueada por hermosos edificios medievales, frente a La Basílica de San Petronio y el Palacio Re Enzo.

Le due torri

Le due torri

Fontana del Nettuno

Fontana del Nettuno

Detalle eróticofestivo de la Fontana del Nettuno

Detalle eróticofestivo de la Fontana del Nettuno

La Pinacoteca Nazionale, es de gran interés por sus pinturas de la Escuela Emiliana. Así como también destacaría el Santuario de Nuestra Señora de San Luca, ubicado sobre el Colle della Guardia, una colina a escasa distancia del centro que se erige como centinela. Se puede llegar al santuario por Porta Saragozza a través de una larga columnata que cruza vía Saragozza con el Arco del Meloncello, para después ascender la pendiente hasta el templo.

Santuario de la Virgen de San Luca

Santuario de la Virgen de San Luca

Así que si lo tuyo es comer bien, conocer y pasear, en Bolonia lo encontrarás. Ya no sólo por la ingente cantidad de teatros, villas, palacios, museos y monasterios que alberga. Escribir este artículo me ha hecho recordar lo bien que lo pasé por sus calles. Toda una experiencia para los que disfruten sumergiéndose en la historia a través de la arquitectura, la gastronomía y el arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s