Viajar a Dublín: What’s the craic?

Dublín, capital de la República de Irlanda y la ciudad más poblada del país. En marzo de 2013 pasé allí un par de días. Coincidió con una tormenta de nieve unos días antes y, como podrán ustedes imaginarse, una andaluza por esas latitudes no lo pasa del todo bien cuando el frío aprieta. Si le preguntas a un irlandés qué hacer en Dublín un sábado o domingo por la tarde para guarecerte del frío te dirá que “ir al pub o al centro comercial”. Extraña afición ésta de pasar la tarde en un centro comercial. Evidentemente me decanté por la primera opción y acabé en el pub de la ciudad que ofrecía las pintas más baratas, precio estudiantil, una guinness 3,5€. Porque sí, Dublín es cara. Es, probablemente, la ciudad más cara que he tenido la oportunidad de visitar hasta el momento, en la que el precio medio de una pinta ronda los cinco euros y el de una hamburguesa los diez.

Desayuno irlandés, lo más barato que encontré

Desayuno irlandés, lo más barato que encontré

 

Llegué al aeropuerto sobre las once de la mañana, mi host de CouchSurfing estaba de celebración con unos amigos así que decidí hacer algo de turismo antes de encontrarme con él. Del aeropuerto a la ciudad hay apenas quince minutos en bus y muy buenas conexiones. Tras bajarme en O’Connell Street, la principal artería de la ciudad, crucé un puente sobre el río Liffey y empecé a deambular por esta avenida de la  ciudad vikinga llena de bares, tiendas, restaurantes y esculturas. La nieve se había derretido pero aún podía sentirse un gélido viento que calaba hasta los huesos. ¡Qué poco me gusta el frío! Así que, ante tal panorama, cada vez que veía un local en el que guarecerme, entraba en él, sin pensarlo mucho. De tienda en tienda y de bar en bar.

O'Connell Street

O’Connell Street

What’s the craic? Es una expresión que usan sólo los dublineses y sirve para definir la fiesta, la diversión o la gente que mola. Y una cosa que me moló mucho de Dublín es el craic, efectivamente. Dublín es una ciudad en la que hay conciertos en todos los pubs y a todas horas. Los irlandeses, además de amar la cerveza por encima de todas las cosas saben como disfrutar de una buena pinta si, además, ésta va acompañada de música en directo. La oferta cultural es tal que te costará trabajo decidirte por un concierto en concreto. Y, lo mejor, es que la mayoría son gratis.

Concierto a pie de calle

Concierto a pie de calle

Como tampoco quiero extenderme mucho en esta entrada pues, más allá de visitar la ciudad, el Trinity College, el museo, los Docks, pasear por la senda del río y visitar Temple Bar, la zona más chula de Dublín, fueron dos días de cervezas y frío. Mucho frío.

La escultura de Mae West y un simpático duendecillo irlandés

La escultura de Mae West y un simpático duendecillo irlandés

Aquí os dejo unas cuantas fotos de mi paso por Dublín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s