Dubrovnik, no sólo la perla del Adriático

Recientemente visité Dubrovnik, la tan afamada “Perla del Adriático”, y no es para menos el sobrenombre. Perderse por sus calles se convierte en un viaje a la Edad Media gracias al buen estado de conservación en la que se encuentra esta ciudad, con edificios que cuentan siglos de historia entre sus muros.

Dubrovnik Old City

Vista de Dubrovnik desde una ventana dentro de las Murallas

Dubrovnik fue nuestra última parada en un viaje que nos llevó por la Costa Dálmata y que empezamos en Zagreb, capital de Croacia. Desde allí alquilamos un coche en el mismo aeropuerto de Zagreb y comenzamos  nuestra aventura por los Balcanes, una región que llevaba años dándome gusanillo visitar. Y no fallamos al ir. Tanto Croacia, como Bosnia i Herzegovina, se merecen posts por doquier, sin embargo hoy me centraré en Dubrovnik, una ciudad que, gracias en parte a ser escenario de Juego de Tronos, está creciendo en popularidad como destino turístico, lo cual, si eres como yo y no te gustan las aglomeraciones, te puede agobiar un poco. Y más si se visita en verano. No obstante no deja de deleitar los sentidos de todo aquél que ame la historia y que, dicho sea de paso, sea fan de la famosa serie de la HBO “Game of Thrones”, pues Dubrovnik hace las veces de Desembarco del Rey.

Selfie

Monasterio de los Benedictinos al fondo

Comenzamos nuestra ruta buscando en la red dónde aparcar gratis cerca de la muralla, pues Dubrovnik tendrá muchas cosas y muy buenas pero barata, lo que se dice barata no es. No obstante si te las ingenias puedes saltarte la zona azul pues absolutamente TODA la ciudad, y repito TODA la ciudad, es zona azul, vamos que pagas por aparcar sí o sí. Y nada de precios populares: cada hora de coche en zona azul, en la zona 1 eran 50 kunas, al cambio unos 8€. De ahí que encontrar el parking gratuito lo sentimos como un triunfo.

Una vez aparcado el coche nos compramos las Dubrovnik Card, una tarjeta que, además de permitirte visitar gratis todas las atracciones turísticas más importantes, entre ellas las murallas, también te venía con un bonobús para moverte del centro a otros puntos de la ciudad. Nosotros compramos la de 3 días, que cuesta 250 KN y al cambio vienen a ser unos 33€. Teniendo en cuenta que la entrada de las murallas cuesta 150 KN, la entrada al palacio del Rector otras 150 KN y la entrada al museo de Dubrovnik otras 150 KN, nada más que visitando esas 3 atracciones ya tienes la tarjeta amortizada.

Dubrovnik City Walls, las murallas de la ciudad

Iniciamos nuestra ruta visitando las Murallas de Dubrovnik (antiguamente se llamaba Ragusa), ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1979, sin embargo entre 1991 y 1992 la ciudad fue bombardeada sin descanso por parte de las tropas Serbias que, tras la disolución de la República Socialista de Yugoslavia, vieron con malos ojos que Croacia declarase su independencia en un referéndum. Los serbios, junto con Montenegro, quisieron ampliar su territorio y para ello se valieron de una guerra genocida que terminó destruyendo gran parte del patrimonio cultural e histórico de la ciudad, eso sin contar las miles de vidas civiles que se perdieron. Pero no me voy a centrar en el conflicto bélico, que eso da para tres posts.

Las murallas de Dubrovnik

Las murallas de Dubrovnik (Dubrovnik City Walls)

Las Murallas de Dubrovnik son un símbolo de orgullo para la ciudad ya que les ha permitido florecer y defenderse a lo largo de los siglos. Comenzó su construcción en el S. XII y han ido ampliándose hasta llegar a perimetrar toda la ciudad vieja, con más de 1940m de murallas que la circundan, las murallas de Dubrovnik son, sin duda, una de las más grandes obras de arquitectura defensiva que encontramos en Europa.

Seguimos nuestra ruta visitando la Catedral y el Palacio del Rector, ambos escenarios de Juego de Tronos, para terminar perdiéndonos entre sus callejuelas estrechas, escaleras, pasadizos, palacetes y terrazas con vistas impresionantes.

En total echamos 3 días en Dubrovnik. El segundo día hicimos uso del funicular de Dubrovnik que te lleva hasta la colina donde está el Museo de Guerra de Dubrovnik, el cual también visitamos y nos permitió conocer un poco más en profundidad la historia de la guerra de los Balcanes y del asedio que sufrió la ciudad por parte de las tropas hostiles de Serbia, así como disfrutar de unas vistas maravillosas desde los muros del Fuerte Imperial en el que está emplazado el museo.

Funicular de Dubrovnik

Vistas desde la Colina y el Funicular haciendo su trabajo

El tercer día lo dedicamos a visitar la ciudad de Cavtat, a unos 20Km al sur de Dubrovnik y que también es una preciosidad, una ciudad de puerto tranquila, con mucha zona verde y playas para relajarse y disfrutar de unos días de descanso junto al Adriático y que además fue cuna del pintor Vlaho Bukovac, un gran desconocido para el público de masas pero con un talento que poco ha de envidiar a grandes nombres del posimpresionismo y el expresionismo como Van Gogh.

En definitiva, si vas a Dubrovnik, primero prepara el bolsillo porque NO es barata; segundo, prepara la cámara porque es taaaaan bonita que te hartarás de hacer fotos y; tercero, prepárate para disfrutar porque sin lugar a dudas es una ciudad mágica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s